viernes, 27 de noviembre de 2015

Papa Francisco en Kenia

State House en Nairobi, Kenya
- Miércoles 25 de noviembre 2015 -

El terrorismo y la violencia se alimentan de la pobreza y el miedo


Con estas 21 salvas de cañones Kenia dio la bienvenida el Papa en la State House, la residencia oficial del presidente Uhuru Kenyatta. 

Después, Francisco plantó un árbol en los jardines del complejo presidencial. Siguió la costumbre de los niños de Kenia, que plantan un árbol como signo de esperanza en el futuro.

El primero en hablar fue el presidente Uhuru Kenyatta, que señaló algunos de los desafíos del país.

UHURU KENYATTA
Presidente de Kenia

"Santidad, como usted, nuestra nación quiere combatir la corrupción, que sacrifica a nuestro pueblo y nuestro medio ambiente por unos beneficios ilegales. Esto desvía los recursos, genera odio y divide a nuestro pueblo ”.

Ante las principales autoridades y diplomáticos del país, el Papa pronunció un discurso centrado precisamente en la ecología y las desigualdades sociales.

Ensalzó la belleza natural de Kenia y pidió sensibilidad y responsabilidad ante "la grave crisis ambiental que afronta nuestro mundo”.

FRANCISCO

"En un mundo que, en vez de proteger, sigue explotando nuestra casa común, estos valores deben inspirar los esfuerzos de los líderes nacionales para promover modelos responsables de desarrollo económico”.

Dijo que frente a las divisiones y la injusticia, todas las personas de bien están llamadas a buscar la reconciliación, la paz y la sanación.

FRANCISCO

"La experiencia demuestra que la violencia, los conflictos y el terrorismo que se alimenta del miedo, la desconfianza y la desesperación nacen de la pobreza y la frustración”.

Por eso, invitó a los políticos a trabajar sin descanso por preservar los valores que sostienen la democracia y a ejercer una verdadera vocación al servicio de todo el pueblo de Kenia, con integridad y transparencia.

FRANCISCO

"Yo les exhorto, en particular, a preocuparse verdaderamente por las necesidades de los pobres, las aspiraciones de los jóvenes y una justa distribución de los recursos naturales y humanos con que el Creador ha bendecido a su país”.

Francisco agradeció de nuevo la cálida bienvenida en el país y antes de marcharse, pidió que Dios bendiga a Kenia y a su pueblo y lo hizo en suajili.


"¡Dios bendiga Kenia!”


© Copyright 2015 - Libreria Editrice Vaticana

No hay comentarios:

Publicar un comentario