miércoles, 13 de mayo de 2015

Palabras del Papa Francisco - 13 de mayo

AUDIENCIA GENERAL

Plaza de San Pedro
- Miércoles 13 de mayo 2015 -

Aprended a perdonar, aprended a decir “gracias”


Duró algo más de 20 minutos el recorrido que Francisco realizó con el papamóvil saludando a los miles de peregrinos que acudieron a escuchar su catequesis. No faltó de nada, el Papa hasta felicitó a algunos por su cumpleaños.

Antes de empezar a hablar el Papa rezó unos instantes ante la imagen de la Virgen de Fátima que presidió la audiencia general en el aniversario de su primera aparición en Portugal en 1917.

Después, durante su catequesis, habló de los problemas reales que surgen en el día a día de una familia, en la convivencia. Recordó los tres conceptos que deben imperar en estas situaciones. Gracias, perdón y pedir permiso.

FRANCISCO 
"También el Señor pide permiso para entrar. Antes de hacer cualquier cosa en una familia no nos olvidemos de decir: ¿Os importa que lo haga? ¿Te gusta si lo hago así? Es un lenguaje educado y lleno de amor”.

El Papa dijo que este tipo de lenguaje promueve el respeto y la unidad en una familia. Añadió que si no hay que olvidarse de pedir permiso tampoco hay que olvidarse de dar las gracias.

FRANCISCO
"Escuchad bien. Un cristiano que no sabe dar las gracias ha olvidado el lenguaje de Dios. Y esto no es bueno”.

Francisco añadió que cuando una persona es terca y no pide perdón es difícil que perdone a los demás. Por eso, cuando haya discusiones o peleas entre esposos o hermanos, el Papa señaló que el perdón no se puede olvidar.

FRANCISCO
"El problema es que este sentimiento venga al día siguiente. Si os habéis peleado nunca terminéis el día sin hacer las paces en la familia. ¿Y cómo debo hacerlo? ¿De rodillas? No. Basta un pequeño gesto, algo así. Y la armonía vuelve a la familia”.

Al terminar, el Papa pidió a los peregrinos que rezaran juntos un Ave María a la Virgen de Fátima. El 13 de mayo se celebra otro aniversario de su primera aparición y un año más del intento de asesinato de Juan Pablo II en 1981. Se trata de una de las devociones marianas más recientes y populares de la historia de la Iglesia.


Copyright 2015 - Libreria Editrice Vaticana

No hay comentarios:

Publicar un comentario