jueves, 5 de junio de 2014

Palabras del Papa Francisco - 1 de junio 2014

AUDIENCIA GENERAL

Plaza de San Pedro
- Miércoles 1 de junio 2014 -

Francisco explica el don de la piedad en la audiencia general


El Papa explicó en la audiencia general el don de la piedad que da el Espíritu Santo. Dijo que no es simplemente "tener lástima de alguien” sino que es más profundo. "Es sinónimo de amistad con Dios”. La relación con él enriquece de tal forma que ayuda a "vivir como verdaderos hijos de Dios” y a reconocer a los demás como hermanos. 

Por eso, concluyó el Papa, quien tiene una relación más profunda con Dios es más fácil que esté pendiente de los demás. 



RESUMEN DE LA CATEQUESIS DEL PAPA EN ESPAÑOL

Queridos hermanos y hermanas:

En la catequesis de hoy mencioné el don de la piedad. Esta palabra, "piedad”, no tiene aquí el sentido superficial con que a veces la utilizamos: tener lástima de alguien. No, no tiene ese sentido.

La piedad, como don del Espíritu Santo, se refiere más bien a nuestra relación con Dios, al auténtico espíritu religioso de confianza filial, que nos permite rezar y darle culto con amor y sencillez, como un hijo que habla con su padre.

Es sinónimo de amistad con Dios, esa amistad en la que nos introdujo Jesús, y que cambia nuestra vida y nos llena el alma de alegría y de paz.
Este don del Espíritu Santo nos hace vivir como verdaderos hijos de Dios, nos lleva también a amar al prójimo y a reconocer en él a un hermano. 

En este sentido, la piedad incluye la capacidad de alegrarnos con quien está alegre y de llorar con quien llora, de acercarnos a quien se encuentra solo o angustiado, de corregir al que yerra, de consolar al afligido, de atender y socorrer a quien pasa necesidad.

Pidamos al Señor que este don de su Espíritu venza nuestros miedos y nuestras dudas, y nos convierta en testigos valerosos del Evangelio. 

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Argentina, México, Guatemala, República Dominicana y otros países latinoamericanos. Que el Corazón de Jesús, al que está dedicado especialmente el mes de junio, nos enseñe a amar a Dios como hijos y al prójimo como hermanos. Gracias.


© Copyright 2014 - Libreria Editrice Vaticana

No hay comentarios:

Publicar un comentario